Nueva identidad gráfica y página web

En mayo de 2020 me decidí a dar el gran paso: empezar el proceso de reorganización de mi presencia online, redefinir la identidad gráfica y mi página web.

Lo que más me ha animado a empezar este proceso ha sido tener la oportunidad de trabajar con una gran profesional, Marina Pla, que he conocido gracias al proyecto Ciudades Comunes para el cual ha diseñado la identidad gráfica. Después de aquel increíble evento online, en plena pandemia, me decidí a confiar en ella para mi nueva “Identidad Digital”

El resultado lo puedes juzgar tu. 

¡A mí me encanta!

Más de un año más tarde y gracias también al trabajo de desarrollo de Santiago Espinosa de los Monteros de Dataira y el apoyo técnico de Alfonso Sánchez de Montera34 que es donde tengo alojada la web, finalmente el proceso ha llegado a su fase final con el lanzamiento de la nueva versión de la web, a la que seguirá la actualización de mi imagen gráfica en las diferentes redes sociales.

Parece absurdo, pero el principal objetivo de todo esto es resolver una paradoja en la que me he sentido atrapado en los últimos años. Me refiero a esa extraña sensación relacionada con la voluntad/necesidad de cuidar de mi propia marca personal que acabó alimentando en mí, cada vez más, la percepción de que cada nuevo contenido que produzco y público, sea en realidad el resultado de la necesidad de tener que vender(me) como consultor. Por esta razón acabé perdiendo las ganas de publicar cualquier tipo de contenido online. 

Al ser honesto, no es que perdí totalmente las ganas, pero me resultaba cada vez más difícil y así cuando las ganas remontaba en realidad lo aprovechaba para experimentar con nuevos formatos, a los cuales en realidad en muchos casos no he dado la continuidad que hubiese querido.

El primer empuje para cambiar esta sensación de mercantilización ha sido el podcast. Lo empecé a grabar hace poco más de un año, justamente al mismo tiempo que empecé a pensar en actualizar mi identidad online, consiguiendo publicar el primer capítulo a principios de este año. Con el podcast estoy consiguiendo mantener una regularidad de publicación casi semanal. Es un formato que me ha vuelto a dar ese confort y entusiasmo que necesito para compartir sobre mi, lo que hago y lo que pienso.

Mi última gran campaña online ha sido el que intenté llevar a cabo a final del año pasado con el intento de acabar mi doctorado con la increíble campaña, 101 quotes for my PHD, que de hecho me sirviò también para re-despertar mis ganas de hacer streamings e intensificar mis interacciones con quienes me siguen en las redes. 

Una excepción ha sido mi newsletter, que de vez en cuando sigo enviando. El formato es un híbrido que mezcla lo personal y lo profesional, diría con un toque de intimidad. Si te interesa puedes inscribirte aquí.

Así que a parte del podcast, mi presencia online últimamente se ha mantenido en pie a base de retweets de contenidos de otros y simples comentarios basados en tres simples letras y un punto de exclamación: OLE!

Vayamos ahora a ver dos proyectos que han cambiado completamente mi dinámica profesional. Se trata por supuesto de fairbnb.coop y Volumes. De hecho la gran novedad de los últimos 3 años ha sido mi apuesta principalmente para estos dos proyectos a los que podríamos añadir el de Ciudades Comunes, y el que se encuentra ahora en standby que es Civic Innovation School.

La apuesta por Fairbnb.coop ha sido la que primero consiguió ofrecer una estabilidad económica, con un ingreso mensual que podríamos considerar fijo. Es importante aclarar que en este proyecto también empecé por una apuesta sin remuneración, sólo después de casi un año es cuando empecé a tener esta remuneración mensual que ha conseguido darme esta seguridad económica. 

De la misma forma desde unos años había retomado mi rol de socio en el proyecto de Volumes en el que me ido ocupando de la comunicación, y donde hoy soy el encargado de activar y coordinar todo el proceso que nos llevará a lo que llamamos Volumes Media (muy pronto compartiré más detalles).

Gracias a estos dos proyectos he conseguido reducir el ruido en mi actividad y despreocuparme un poco de tener que ir buscando nuevas fuentes de ingreso “disfrazados” de proyectos. Esto es lo que en definitiva me ha permitido relajarme y ofrecerme el increíble lujo de volver a publicar contenidos sin esa extraña sensación generada por la necesidad de tener que “venderme” cómo profesional.

Por esta razón me he podido encontrar por fin en la situación para tomar algunas decisiones importantes. 

Para empezar el nombre Urbano Humano vuelve a ser simplemente mi alias en el ámbito digital, no tiene que ver con ninguna agencia o venta de servicios, y es por eso que notarás dos cosas: 

  1. El nuevo logotipo está un poco “desestructurado”, es decir que no permite leer claramente Urbano Humano, esto es porqué no me interesa afirmar y vender ese nombre. Si me sigues y me conoces ya sabes que soy yo,Domenico Di Siena no necesito reafirmar la marca Urbano Humano; y exactamente por ese mismo motivo en el logotipo aparece mi nombre que queda lo más esencial a comunicar, es decir soy yo. Punto. Seguramente los que se dedican al marketing y la comunicación pensarán que no tiene sentido y es una locura, pero a mi me encanta y sobre todo me hace estar cómodo.
  1. La web no se centra en presentar mi trabajo o describir quien soy y lo que he hecho, sino que he preferido dar mayor relevancia a los contenidos. La web no quiere venderme, sino simplemente facilitar el acceso a mis contenidos. Es por ello que su estructura da mucho espacio al menú y a la posibilidad de visualizar los contenidos en base a diferentes categorizaciones, basadas en el tipo de contenido, el proyecto al que está asociado o la temática, y por supuesto con la posibilidad de elegir entre las 4 lenguas en las que me suelo mover: italiano, español, inglés y francés. 

También he querido tener muy presente dos prioridades: la velocidad de carga de la página y el formato para smartphones. Esto quiere decir que desde la parte técnica todo está pensado para generar un desarrollo creado desde cero que elimine todo lo que no necesito y que puede ralentizar la carga de la página. Mientras que para la parte de diseño, esto ha querido decir que hemos empezado primero por la versión para móvil y luego hemos pasado a diseñar la versión para ordenadores.



Para la versión móvil aparece un menú que recoge el tipo de navegación que ahora se encuentra a menudo en las apps para móvil con los circulitos típicos para acceder a los Stories.

Espero realmente que te guste este cambio. Para mi lo más importante es que me encuentro muy cómodo con esta nueva gráfica y realmente me vuelve a dar muchas ganas de volver a publicar contenido.

Ojalá te animes a dejarme un comentario, con sugerencias y cŕiticas.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Newsletter