El renacimiento de Villa Buonaccorsi

Hace unos meses volví a vivir en Italia. Seguramente debería escribir mucho más sobre este importante paso en mi vida. Quién sabe si tendré tiempo y ganas de hacerlo.

Mientras tanto, quiero hablarte de una de las razones que contribuyeron a mi regreso a Italia.

Quiero que sepas más a proposito de la Villa Buonaccorsi.

Puede que ya hayas leido algo en mis distintos canales en redes sociales.

Ha llegado el momento de contarte un poco más.

La Villa Buonaccorsi, en Potenza Picena, en la provincia de Macerata, en la región de Marche, es famosa por sus numerosas estatuas y esculturas mitológicas, fuentes y obeliscos, nichos y elementos acuáticos. Data del siglo XVIII, con cinco terrazas en la colina atravesadas por setos de laurel, estanques de peces y parterres geométricos que parecen diamantes y estrellas de colores. Más información en https://www.italianways.com/villa-buonaccorsi-the-gardens-of-a-jesuit-botanist/

Mi querido amigo Francesco Cingolani lleva años hablándome de esta villa, quizá desde que nos conocimos en 2002, durante mi estancia como estudiante Erasmus en París. Para él es un signo de hogar, porque siempre ha estado ahí, a un paso de la casa donde creció.

El año pasado Francesco descubrió que la Villa se había puesto en venta. De hecho, hay que señalar que la Villa está extrañamente en manos privadas. En ese momento Francesco tomó medidas para hacer algo al respecto y escribió sobre ello en su blog (https://www.immaginoteca.com/pensieri-sulla-villa-buonaccorsi/).

Y así, a principios de 2020, en plena pandemia de covid19, nació la asociación Villae, que reúne a varias personas de la zona más otras que, como yo, tienen orígenes más lejanos, con el objetivo de hacer de la Villa un bien común, accesible e inclusivo.

Os adelanto que acabamos de conseguir nuestro primer gran resultado. Hace unos días se anunció que el Ministerio de Cultura ha ejercido su derecho de compra sobre la villa; es decir, que la ha recomprado a la inmobiliaria de Roma que la compró este verano, ya que fue la única oferta recibida en la subasta de la quiebra.

Como comenta Francesco en su blog, esta noticia es una primera gran victoria para nosotros, que asegura el resultado positivo de la primera fase del proyecto, y nos permite así seguir trabajando en las siguientes fases, que representan retos igualmente ambiciosos.

Veamos cómo lo hemos hecho.

En julio de 2021, el equipo de Volumes se reunió en la ciudad de Potenza Picena, para apoyar a la asociación Villae en lo que llamamos “Villa Summer Camp”: un emprendimiento para transformar la histórica Villa Buonaccorsi en un potencial centro de innovación.

Desde España, Francia, Grecia e Italia, una mezcla de urbanistas, arquitectos, expertos en tecnología, geógrafos y creativos acudieron a la ciudad de Potenza Picena para debatir el futuro de Villa Buonaccorsi.

Con la asociación Villae estamos imaginando una transición para la Villa, y recurrimos a la experiencia de Volumes para estructurarla aprovechando la experiencia del equipo en las prácticas diarias centradas en una ciudad sostenible, la economía circular, los nuevos métodos de trabajo y la familiaridad con las asociaciones a escala europea.

En colaboración con las autoridades locales, el equipo de Villae, también gracias al apoyo de Volumes, consiguió concienciar sobre la causa.

La iniciativa del campamento de verano de Villae reunió a personas locales, como ciudadanos y profesionales, y a expertos internacionales en torno a un entendimiento común del valor de este tipo de propiedades. Incluso para el ojo no familiarizado, la hermosa Villa Buonaccorsi encierra de algún modo el imaginario italiano: la identidad barroca, la decoración de inspiración romana e incluso las ruinas, conteniendo en sí misma la visión universal de lo que el país se ha enorgullecido durante siglos.

Pero si es tan evidentemente grandioso, ¿por qué entonces esta residencia está tan descuidada, dejada vacía la mayor parte del tiempo?

La Villa Buonaccorsi tiene un simbolismo tanto económico como social. Un edificio tan bello y abandonado es una analogía del potencial sin explotar de la región y de las anomalías de nuestra economía global. Estamos convencidos de que esta rara combinación puede ofrecer un terreno común para las “ideas locas”, el tipo de innovación impulsada por un enfoque sostenible, que aporta oportunidades económicas a largo plazo y puede transformar toda una región.

Con Villae, queremos promover los principios de horizontalidad, participación e inclusión. Lejos del enfoque neocolonialista que ha regido las iniciativas filantrópicas durante tanto tiempo. Con una visión centrada en la economía circular, hemos trabajado a lo largo del evento para proponer proyectos que pensamos que devolverán la vida a la Villa, manteniéndola accesible y útil para la comunidad vecina.

La experiencia y las redes de colaboración creadas por Volumes, que participa en varios proyectos europeos, también podrían ayudar aquí.

Por ejemplo, con la red Centrinno, un proyecto europeo en el que participan nueve ciudades piloto, nosotros (Volumes y sus socios) estamos experimentando con la reapropiación de lugares históricos industriales y culturales abandonados: París con el distrito 19, la zona industrial de Charmille en Ginebra, Poblenou en Barcelona, una antigua fábrica en Zagreb, pero también sitios en Copenhague, Tallin, Ámsterdam, Milán, Blönduós en Islandia…

Estamos trabajando para añadir Potenza Picena a la lista. Recuperar Villa Buonaccorsi completaría una visión de la producción sostenible en las ciudades que no puede funcionar sin las capacidades productivas de las zonas rurales.

Involucrar a la población local fue la clave para convertir una “idea loca” en una política urbana próspera, pero la participación de expertos convirtió la iniciativa en un terreno neutral de debate. Podemos llamarlo activismo blando: sin la batalla, pero impregnado de una causa noble que permite que todas las partes se preocupen. Gracias a la iniciativa ciudadana, el equipo conocía bien el contexto: historia, economía, innovaciones y posibilidades.

La reunión se organizó en torno a cuatro talleres que también sirvieron como perspectivas de posibles futuros para la Villa Buonaccorsi:

La Villa como laboratorio de ciudad (del que me encargué);

Turismo regenerativo (coordinado por Jonathan Reyes como vicepresidente de Fairbnb.coop);

Tecnología para la sostenibilidad (coordinado por Aldo Sollazzo de Noumena);

Incubación remota para el mundo del mañana (coordinado por Yara Tayoun y Michael Araujo de Volumes).
Además, hubo dos talleres en línea abiertos al público que no pudo estar presente físicamente:

Rehabitación para el turismo regenerativo (coordinado por Adolfo Chautón como parte de CivicWise y Fairbnb.coop) ;

Playmaking (coordinado por Maria Tomé como parte de la Oficina de Innovación Cívica y CivicWise)

Para generar nuevas ideas de todos estos participantes, estructuramos cuatro grupos de trabajo. En cada grupo, un “facilitador” presentó su experiencia. Esta fue una forma de dar herramientas a las personas que no estaban familiarizadas con los temas, de introducir los principios y las oportunidades de un proyecto de economía circular, para que después pudieran expresarse y aportar su propio punto de vista.

De este modo, surgieron primero las ideas abstractas, las posibilidades a largo plazo, las “ideas locas” esenciales que nos inspiran. Sólo así pudieron imaginar luego

Siga a Volumes en Twitter (@wevolumes) para obtener actualizaciones continuas sobre el futuro de Villa Buonaccorsi.

Para más información, puede visitar el sitio web de la asociación Villae https://vill.ae

Dejar un comentario

Your email address will not be published.

Newsletter